Esto es lo que le sucede a su piel cuando envejece

No es un secreto que a medida que envejecemos, el estado de nuestra piel sea, generalmente, una de las señales más visibles de la edad.

Sin embargo, cuando tratamos de hacer más lento ese proceso, con frecuencia nos enfocamos en intentar cubrir el envejecimiento que ya ha ocurrido, o a darle marcha atrás, en lugar de procurar que no suceda como primera medida.

Entender cómo envejece nuestra piel es un paso importante cuando se busca garantizar que no envejezca más rápido de lo necesario.

A medida que sigue aumentando la expectativa de vida, se hace aún más importante recordar cuidar la salud de nuestra piel tanto como la del resto de nuestros cuerpos.

Si cuidamos de nuestra piel a lo largo de nuestra vida, y comprendemos cómo cambian sus necesidades a medida que envejecemos, nos prestará un mejor servicio por más tiempo.

Todos envejecemos

La senilidad, que viene de la palabra latina senescere («envejecer»), es el término científico para el envejecimiento.

Cuando somos jóvenes, la mayoría de nosotros tenemos una piel saludable, brillante y elástica que sana rápidamente cuando se lesiona.

Más adelante en la vida, las señales visibles de envejecer se presentan con arrugas, piel flácida y un número cada vez mayor de manchas de envejecimiento, lunares y otros cambios en la pigmentación causados por la luz del sol.

A medida que envejecemos, la piel se hace más delgada y los vasos sanguíneos se ven más, y también puede aumentar el tamaño de nuestros poros.

También hay cambios debajo de la superficie, cuando el colágeno y las fibras elásticas que permiten que nuestra piel se estire empiezan a degradarse.

Uno de los principales componentes químicos de nuestra piel, el ácido hialurónico, se reduce con el tiempo, y deja nuestra piel más seca y áspera. Habrá cambios en el tono de la piel, la distribución de la grasa y la elasticidad, y el contorno de la cara también cambiará.

La piel mayor retiene menos agua y se reseca y adelgaza más, lo que la hace susceptible a irritaciones e infecciones, y hace que las heridas tarden más en sanar.

Las afecciones médicas y la inflamación crónica de la piel, como el eczema y los desórdenes de la tiroides, pueden llevar a casos graves de xerosis si no se tratan adecuadamente.

Las infecciones de la piel son particularmente comunes entre las personas que tienen diabetes, enfermedad que se manifiesta más con la edad.

Lo que puede hacer

La buena noticia es que tomar medidas preventivas puede reducir el riesgo de envejecimiento prematuro, o de que las afecciones de la piel avancen hasta convertirse en problemas de salud más graves.

Mantenerse alejado de la luz solar fuerte, cubrirse y usar bloqueador solar están en la lista de prioridades de muchos dermatólogos.

La exposición a la luz ultravioleta envejece la piel, causa la aparición temprana de arrugas y aumenta el riesgo de desarrollar melanomas y otros tipos de cáncer.

Así que desde una edad temprana todos debemos adoptar el hábito de proteger nuestra piel contra los niveles perjudiciales de rayos UV.

Dejar de fumar no solamente reduce las posibilidades de desarrollar cáncer del pulmón; también es bueno para la piel, ya que las sustancias químicas del humo del tabaco contribuyen a problemas en la piel, desde el envejecimiento prematuro hasta la pérdida de cabello y el cáncer de piel.

Reducir el consumo de alcohol, que tiene un efecto deshidratante, también es una buena idea, pues incluso en niveles bajos puede llevar a una piel más seca, mientras que en niveles altos se vincula con el cáncer de piel.

La piel se debe cuidar de forma activa protegiéndola cuando el clima está frío o con viento, usando, por ejemplo, bálsamo para los labios para prevenir que se partan.

Las actividades diarias como el baño y el lavado de las manos pueden eliminar los humectantes naturales de la piel. La humectación frecuente de la piel seca con cremas, lociones y aceites después del baño, y el uso de un jabón suave para las manos pueden ayudar a mantener hidratada la piel.

Para algunas personas puede ser recomendable usar humidificadores en el invierno y cuando el clima es seco, pues esto ayudará a mantener la humedad del aire.

Por último, antes de tomar cualquier medicina recetada, vale la pena hablar con el médico para saber si puede tener algún efecto dermatológico secundario y, de tenerlo, cómo manejarlo.

 

Envejecer con gracia

Además de cuidar bien su piel, lo mejor que puede hacer es apreciar todo lo que esta hace y no preocuparse mucho por cómo se ve. Incluso si su piel muestra su edad, es una maravilla natural que le acompaña toda la vida.

Pero si necesita, o desea, ayuda adicional para mantener su piel en forma, hay una amplia variedad de tratamientos seguros ofrecidos por profesionales de la salud.

Pueden ir desde los humectantes para la piel hasta los rellenos para arrugas, las inyecciones de la toxina de botulismo que ayudan a reducir las líneas faciales no deseadas y los tratamientos láser que pueden afirmar y tonificar la piel o eliminar pelos no deseados. No nos veremos jóvenes por siempre, ese es un hecho de la vida, pero siempre será importante cuidar nuestra piel tanto como ella cuida de nosotros.

Para obtener más información sobre este tema, consulte esta página.

 

Esta historia es parte de una serie de artículos enfocados a ilustrar el impacto positivo que tiene la piel saludable en la vida de las personas. Se desarrolló con la colaboración de nuestros expertos científicos y médicos, y está dirigida al público en general.