Centrados en su piel

Afecciones

Aquí describimos las afecciones más comunes de la piel para las que ofrecemos soluciones.

Acné

El acné es una afección inflamatoria crónica de la piel que puede provocar granos, que aparecen especialmente en la cara. Varía de casos leves a graves, y generalmente dura unos cinco años durante la pubertad. Puede causar cicatrices físicas y malestar psíquico. Es muy común entre adolescentes; entre el 70 % y el 80 % lo sufre en algún grado, y es la enfermedad que los dermatólogos diagnostican con más frecuencia. En algunos casos también afecta a los adultos, bien sea porque los síntomas persisten o porque se desarrolla tarde.

Rosácea

La rosácea es una enfermedad inflamatoria crónica que afecta principalmente a la piel del rostro. Su manifestación más común es un mayor enrojecimiento en la parte central de la cara, junto con lesiones inflamatorias y rubor acompañados de molestias en la piel, como ardor o picazón. Después del diagnóstico de rosácea, su piel siempre estará predispuesta a padecerla y el tratamiento solamente controlará los síntomas. Normalmente afecta más a las mujeres que a los hombres mayores de 30 años y, por lo general, quienes sufren rosácea tienen predisposición genética. Los tratamientos deben buscar la desaparición total de los síntomas, mediante un cuidado suave de la piel y agentes antiinflamatorios.

Cáncer de piel

El cáncer de piel es el más común de todos los cánceres. En las últimas décadas su incidencia ha aumentado sustancialmente. La exposición excesiva al sol y el uso de salones de bronceado son las causas más comunes del cáncer de piel. El cáncer de piel se divide en dos categorías: melanoma y no melanoma.  El melanoma es el más letal de los cánceres de piel. Si el melanoma se detecta y se trata temprano, como en la mayoría de los casos, casi siempre es curable. Pero si no, el cáncer se disemina a otras partes del organismo, donde es más difícil de tratar y puede ser mortal. Los cánceres de piel no melanoma pueden causar desfiguraciones cuando no se diagnostican ni se tratan a tiempo. El carcinoma basocelular es la forma más común de cáncer de piel no melanoma, que rara vez da lugar a una enfermedad grave. El carcinoma de células escamosas es una forma menos común de cáncer de piel no melanoma que puede invadir otras partes del cuerpo.

La piel también puede albergar una forma de linfoma conocido como el linfoma de células T (LCT).  Muchos pacientes experimentarán síntomas en la piel, como manchas o placas rojas, piel seca y picor durante periodos de tiempo prolongados y sin complicaciones graves.  En algunos pacientes pueden presentarse tumores protuberantes o irritaciones extensas con picor. El LCT puede diseminarse a los ganglios linfáticos, a la sangre y a los órganos internos.

Dermatitis atópica

La dermatitis atópica es una enfermedad inflamatoria crónica que causa manchas rojas en la piel, que producen mucho picor y eczema. Aunque se trata de una afección no infecciosa a largo plazo, puede desaparecer despues de varios años.  Afecta a entre un 15 % un 20 % de los niños, generalmente a partir de la primera infancia, entre los 2 y 6 meses de edad. También afecta a un pequeño porcentaje de adultos.

Psoriasis

La psoriasis es una enfermedad inflamatoria crónica de la piel que causa manchas rojas cubiertas de escamas plateadas. Normalmente, cursa con largos periodos de síntomas leves o sin síntomas. Por lo general, existe predisposición genética a la psoriasis. Afecta a entre un 2 % y un 4 % de la población, la mayoría adultos.

También estamos buscando soluciones para nutrir la piel en proceso de envejecimiento.

 

Rosacea, Esther J. van Zuuren, M.D., N Engl J Med 2017; 377:1754-1764noviembre 2, 2017DOI: 10.1056/NEJMcp1506630