Alimentación para una piel sana

Hipócrates, el filósofo griego, vivió hace 2500 años, pero ya sabía con certeza de qué hablaba.

«Deje que el alimento sea su medicina y que la medicina sea su alimento» es una de las citas más famosas del hombre a quien se le atribuye la fundación de la medicina moderna. Y, efectivamente, ha resistido el paso del tiempo. 

Cuanto más entendamos acerca de la nutrición, más podemos saber sobre la repercusión que tiene una dieta deficiente sobre nuestro sistema inmunitario, nuestro desarrollo físico y mental y nuestros niveles de energía. 

Sin embargo, frecuentemente pasamos por alto la forma en que los alimentos pueden afectar a la salud de la piel. La nutrición es uno de los aspectos más importantes para mantener la salud y el estado de la piel.

El órgano más grande del organismo genera constantemente nuevas células, por lo que resulta esencial asegurarnos de alimentar ese proceso con los nutrientes adecuados. 

Tome carbohidratos complejos

Los carbohidratos desempeñan un papel primordial en una dieta equilibrada y variada, pero se presentan en diferentes formatos. Los carbohidratos refinados se asocian a un aumento de peso y otros problemas.

Se cree también que pueden repercutir en el estado de nuestra piel. La conexión entre el acné y la alimentación ha sido polémica durante varios años, pero las investigaciones muestran ahora pruebas convincentes de que las dietas hiperglucémicas (es decir, con muchos carbohidratos refinados, como el pan blanco, las bebidas azucaradas y los cereales endulzados) pueden exacerbar el acné.

Como siempre ocurre con la alimentación, la clave radica en la moderación y la variedad.

Los nutricionistas recomiendan una mezcla variada de platos que incluyan alimentos ricos en proteínas (como la carne y los huevos) y carbohidratos complejos (como el pan y el arroz integrales), junto con abundantes frutas y verduras.

Elimine los radicales libres

Otro aspecto esencial de nuestra dieta que se debe considerar cuando se trata de nuestra piel son los antioxidantes, que están asociados a muchos beneficios, entre ellos la prevención del cáncer y sus propiedades antienvejecimiento.

Los polifenoles son sustancias fitoquímicas que se encuentran en fuentes naturales de alimentación vegetal y tienen propiedades antioxidantes que pueden ayudar a neutralizar las moléculas de los «radicales libres», que pueden dañar las células y hacer que dejen de funcionar adecuadamente.

Los radicales libres los puede crear naturalmente el organismo, pero también se asocian estrechamente al consumo de alcohol, el humo del tabaco, la luz ultravioleta y la contaminación.

En lo que respecta al envejecimiento, hacen que el colágeno de la piel se degrade y que disminuya la producción de colágeno nuevo, lo que aumenta la flacidez y la pérdida de firmeza de la piel.

Comer antioxidantes —entre los que también se incluye el betacaroteno, la luteína, el licopeno, el selenio y las vitaminas A, C y E— puede ayudar a ralentizar el proceso de envejecimiento.

Las verduras —como las alcachofas, la col, el brócoli, los espárragos, la remolacha y las espinacas—, así como algunos frutos secos, contienen altos niveles de antioxidantes.

También se encuentran en los aceites de pescado, las frutas desecadas —como las uvas pasas, las ciruelas, los higos y los dátiles— y las frutas de colores vibrantes —como las moras, los arándanos, los mangos, las uvas, las fresas y los tomates—.

Incluso las especias y las hierbas, como los clavos, la canela, el orégano y el curry en polvo contienen antioxidantes, que ofrecen una forma fantástica de condimentar la comida y descubrir nuevos sabores.

Alimentos del sol

Obviamente, las vitaminas —como lo sugiere su nombre— son vitales para nuestra salud. Y, al igual que muchas otras cosas, también lo son para la salud de nuestra piel.

Obtenemos la mayoría de las vitaminas de una dieta saludable y variada, pero la vitamina D es un poco diferente. El cuerpo la produce durante la exposición a la luz solar.   

Además de ayudar al crecimiento y la reparación de las células, también desarrolla y fortalece los huesos, por lo que es importante procurar que quienes no puedan obtener suficiente vitamina D de la exposición segura al sol, la obtengan de otras fuentes. 

El huevo es una de dichas fuentes, y el pescado graso otra. Para algunas personas puede ser recomendable que tomen suplementos vitamínicos, según las circunstancias.

En la variedad está el gusto

Promover una dieta variada que incluya carne, queso y pescado es importante para nuestro bienestar, aunque generalmente es más difícil convencer a algunas personas, particularmente a los niños, para que coman frutas y verduras.

Todo esto puede ayudar: hacer batidos de frutas y verduras y probar nuevas recetas, como usarlas en sopas, como ingredientes para la pizza, como guarnición, o añadir nueces y frutas a las ensaladas.

La variedad es fundamental. Cuanta mayor sea la variedad de alimentos que podamos incorporar en nuestra alimentación, más serán los micronutrientes disponibles para la piel.

Cuanto antes promovamos dicha variedad, mayor será el beneficio que puedan obtener los niños a lo largo de sus vidas.

A largo plazo

Dos mil quinientos años después de que Hipócrates compartiera sus ideas sobre la importancia medicinal de los alimentos, la ciencia médica y nutricional ha evolucionado mucho.

Sin embargo, lo que no ha cambiado es que aún dependemos de nuestra salud.

Nuestra piel es la parte más evidente de nuestro organismo, y sin embargo olvidamos con frecuencia que su cuidado no consiste solo en aplicar cremas y lociones, sino que también depende de una alimentación saludable.

Si lo logramos, estamos proporcionando los elementos esenciales y podemos ayudar a garantizar que nuestra piel esté lo más sana posible durante muchos años.

 

Para obtener más información, haga clic aquí.

Esta historia forma parte de una serie de artículos enfocados a ilustrar el impacto positivo que tiene una piel sana en las vidas de las personas. Se desarrolló con la colaboración de nuestros expertos científicos y médicos, y está dirigida al público en general.