Innovación

Cooperación en investigación

La colaboración en investigación para el avance de problemas de salud globales es crucial para nuestro trabajo, especialmente para proporcionar acceso a perspectivas alternativas, áreas de especialización diferentes, así como conceptos y tecnologías emergentes. Unimos esfuerzos con empresas farmacéuticas, hospitales, centros de investigación y universidades para aumentar nuestra capacidad de atender las necesidades de los profesionales de la salud y los pacientes. Estos son algunos ejemplos.

Cooperación en dermatitis atópica con instituciones académicas líderes de los EE. UU.

Hemos firmado un convenio a largo plazo de investigación conjunta en dermatitis atópica con la Facultad de Medicina Icahn de Mount Sinai, en Nueva York, y con la Facultad de Medicina Feinberg de Northwestern University en Chicago. El convenio pretende aumentar la comprensión científica de los mecanismos subyacentes a la dermatitis atópica para mejorar la calidad de vida de los pacientes.

Aún no sabemos por qué persiste la enfermedad en algunos pacientes pero desaparece antes de la edad adulta en otros, y los investigadores cooperarán para arrojar más luz sobre este desarrollo y su evolución. Nuestra beca de investigación representa una de las contribuciones financieras más grandes hechas por una empresa biofarmacéutica en los últimos años, destinada netamente a la investigación académica en dermatología.

La genética en el acné con el Instituto St John’s de Dermatología de King's College en Londres

Estudios de familias y gemelos sugieren que la genética desempeña un papel sustancial en la susceptibilidad al acné, pero los esfuerzos para caracterizar esta base genética han sido limitados hasta el momento. El Instituto St John’s utilizó una red de dermatólogos en el Reino Unido para reclutar sujetos con acné grave y llevar a cabo un estudio de asociación de control de casos y todo el genoma, que condujo al descubrimiento de tres nuevas señales de asociación significativa de todo el genoma para el acné. Esto abre nuevas vías para el tratamiento en el futuro. Cuando se hayan confirmado los locus genéticos, se utilizarán los datos funcionales de Galderma para interpretar el significado biológico de las asociaciones genéticas observadas. Se espera que los conjuntos de datos genéticos (St John’s) y funcionales (Galderma) serán complementarios y permitirán conclusiones generales significativas.