Centrados en su piel

Información sobre su piel

Nuestra piel es una barrera viviente que, entre otras cosas, nos protege de las amenazas externas, nos ayuda a controlar la temperatura del cuerpo y, por supuesto, desempeña un papel principal en nuestro aspecto. Está compuesta por tres capas, cada una con diferentes atributos y funciones.

Funciones y capas de la piel

La piel nos protege de la radiación ultravioleta (UV) y de la deshidratación, y es un órgano inmunológico que nos protege de las infecciones. Ayuda a controlar la temperatura corporal a través de la circulación de la sangre y del sudor, y también genera vitamina D cuando se expone a la luz del sol. A través de nuestros nervios, la piel produce también sensaciones y nos pone «en contacto» con el mundo exterior. Nuestra piel tiene tres capas: la epidermis en la parte superior, la dermis y, debajo de estas dos, la hipodermis o tejido celular subcutáneo.

Funciones de cada capa

El grosor de la capa exterior epidérmica oscila entre los 0,04 mm en los párpados y los 1,4 mm en las palmas de las manos y las plantas de los pies. Nos protege frente a enfermedades bacterianas o víricas, así como frente a sustancias químicas y la radiación UV, y actúa como resistencia a la fuerza.

El grosor de la dermis, debajo de la epidermis, oscila entre unos 0,3 mm en los párpados y 4 mm en la espalda. También ofrece resistencia a las tensiones y esfuerzos mecánicos, y ayuda en la curación de las heridas y la defensa inmunitaria de la piel. Aquí, los vasos sanguíneos se contraen o dilatan para regular la temperatura corporal. Cuando una herida se extiende desde la epidermis hasta la dermis, se genera una hemorragia.

Debajo de ambas capas, el tejido graso de la hipodermis o tejido celular subcutáneo mantiene el calor corporal, suministra energía en forma de calorías y protege el tejido subyacente contra los golpes.

En la dermis se encuentran también unos apéndices: es decir, las uñas de los dedos de las manos y de los pies, compuestas por la lámina, el lecho, la matriz y la lúnula ungueales. Las uñas de las manos pueden tardar entre 4 y 6 meses a crecer por completo, y las de los pies hasta un año.

Infografía de la salud cutánea

Una piel sana es señal de tener un buen estado de salud general y puede contribuir a una mejor salud mental y emocional. La piel desempeña un papel importante en nuestra percepción de la belleza facial, ya que la textura de la piel comunica juventud y vitalidad. Cuando está sana, sus capas se esfuerzan mucho por protegernos; cuando está afectada, se debilita su capacidad de funcionar como una barrera efectiva. Por ese motivo sabemos cuáles son las maneras óptimas de mejorar la salud de la piel para ayudar a mantener su papel protector.

 

Infographics link