Innovación

Innovación para la salud de la piel

Como empresa líder del sector, nos proponemos mantener nuestra posición mediante el desarrollo continuo de tecnologías y productos innovadores para proteger, atender y mejorar la salud de la piel. Por consiguiente, llevamos a cabo nuestras investigaciones en colaboración con la comunidad médica, basándonos en satisfacer las necesidades de los pacientes y los beneficios para los consumidores.

Un ambiente de colaboración

Nuestra ambición es ofrecer soluciones científicas verdaderamente innovadoras para mantener la piel sana y, de ser necesario, para tratar, corregir y hacer que la piel dañada vuelva a estar en buen estado de salud. La comprensión de los líderes del sector médico, doctores, pacientes y consumidores en todo el mundo es fundamental para este objetivo. Para garantizar una mejora continua, nos mantenemos al día de la literatura científica, damos preferencia al intercambio productivo de ideas y promovemos la colaboración interdisciplinaria e intradepartamental, así como con nuestros socios externos en la investigación. A continuación describimos nuestra innovación en nuestras tres áreas de negocio: prescripción, medicina estética y consumo.

Innovación en el ámbito de la prescripción

Poder descubrir nuevos productos o tecnologías para atender las necesidades insatisfechas en nuestras principales áreas de enfermedad es fundamental para apoyar el crecimiento en prescripción. Damos prioridad a las biotecnologías para productos orales o inyectables. Actualmente, nuestra mayor prioridad es profundizar en nuestros conocimientos y avanzar en los proyectos de dermatitis atópica.

Innovación en el ámbito de los productos de consumo

La innovación es la piedra angular del negocio. Para tener éxito en un ambiente competitivo, debemos desarrollar algo que las demás marcas no pueden ofrecer. Si no disfrutamos de la protección por patentes de las moléculas o los ingredientes, debemos diferenciarnos por otros medios. La combinación ganadora es donde nuestra ciencia se puede unir al conocimiento de los consumidores para crear, por ejemplo, formulaciones o envases nuevos. Asimismo, los resultados de nuestra innovación deben ser congruentes con nuestra marca y tener eco tanto entre los profesionales sanitarios como entre los consumidores.