Centrados en su piel

Nutrición

Nutrición de la piel

Una piel sana es indicativa del estado general de salud, y una nutrición adecuada es esencial. Las personas que no se alimentan bien no tienen buen aspecto. Eso es porque la nutrición puede ayudar a que nuestra piel envejezca mejor. La nutrición puede mejorar la elasticidad de la piel, las arrugas faciales, la aspereza y el color, todo lo cual da lugar a que presente un mejor aspecto. Al igual que la dieta, otros factores del estilo de vida repercuten en la salud de la piel: por ejemplo, la hidratación y el estrés.

La alimentación

Una alimentación sana y equilibrada, los suplementos nutricionales o las modificaciones dietéticas pueden ser beneficiosos para el aspecto de la piel y mejorar algunas enfermedades cutáneas. Al igual que todos los órganos del organismo, la piel necesita un suministro constante de energía, lípidos, proteínas, vitaminas y minerales. Para cumplir sus funciones efectivamente, la piel necesita ácidos grasos esenciales, así como nutrientes —como las vitaminas E y C, el zinc, el selenio y el magnesio— para ayudar a combatir los efectos nocivos del sol, la contaminación y otros factores medioambientales.

Muchas personas aún consumen una alimentación deficiente, y la falta de vitaminas, minerales o proteínas puede dar lugar a trastornos cutáneos: como, por ejemplo, una deficiencia de vitamina B puede ocasionar un sarpullido en forma de placas rojizas. En estos casos, los suplementos nutricionales pueden ayudar a mantener la piel sana, además de ser útiles cuando se precisa una nutrición adicional, por ejemplo, a la hora de curar una herida.

Hidratación

La piel es única, pues a diferencia de los demás órganos, podemos mejorar su nutrición aplicando hidratantes. Por consiguiente, deberías usar hidratantes adecuados para la piel, así como tomar suficiente agua para prevenir la piel seca, que se asocia con varios problemas cutáneos, como el picor y la inflamación.

Estrés

Varias enfermedades de la piel están asociadas con el estrés y los problemas psicológicos, por lo que también es importante controlar el estrés para mantener una piel sana.

 

Haga clic aquí para leer nuestra historia «Alimentación para una piel sana».